Ignacio Sallaberry

 

C:\Users\rodica\AppData\Local\Temp\100_0554.jpg

 

 

(Uruguay)

 

 

 

Poemas

 

 

—————

 

 

No te tengo

 

No te tengo

No me incomoda

Si alguna noche estirada te deseo

Cierro mi vida y te busco

hasta dormirme sin saber

 

 

MI PADRE

 

Mi padre ya murió

Yo lo maté

Lo miré a los ojos hasta que se fue.

Dejó un cuerpo ensimismado

cansado

un abuelo

que deberá aprender

de nuevo a vivir.

 

Yo también

 

 

Desconocidos

con nombres que conozco

bailan

hablan

algo no entiendo.

 

Afuera y adentro

sigue llorando.

 

 

 

                   g

 

 

 

 

         o

 

 

 

                             t

 

 

   a

 

                  s

 

 

             g

 

                                  o

 

         t

 

                         a

 

       s

 

lluevo para adentro

resbalo pensamientos

olvido donde estoy

recordando no pensar

a donde voy.

 

 

El humo

el pensamiento y la demora

Víctima de mi mente

soy el único perjudicado

Los demás

caminan

en su mayoría se arrastran

Y a ellos

algunas veces como hoy

los envidio.

 

 

C:\Users\rodica\AppData\Local\Temp\DSC00025.JPG

 

 

Lloro

busco

aúllo

 

Me debo

 

un lugar.

 

 

Besabas mis besos

antes que salieran de mi mente

Te dije esperá

pero seguiste

Repetí la orden

y reíste

fui sólo movimiento y tú dijiste

 

Así amor

 

Así

 

 

 

 

Cierro los ojos

te olvido

Pero tú

jugando con el aire te conviertes

en lo mejor de ésta noche

 

 

Desde mi centro

 

inventas

ríes

buscas

me paralizas

Tiemblo

 

Digo te amo

y vuelves a reír.

 

 

C:\Users\rodica\AppData\Local\Temp\nachoabralacay.jpg

 

 

Ella quiso pedirme a mí que no me fuera que me quedara, que seríamos no uno sino dos, en constante sintonía.

 

Pero yo, que ya le había dado la espalda y no quería más verla llorar, ni que me viera llorar a mí, le dije que todos los días serían mejores a partir de ése momento, que mejorarían a medida que nos olvidáramos uno del otro y los dos, del sueño que habíamos matado.

Y así sin más que ese principio de olvido, de dolor y altanería me fui. No podía hacer otra cosa, me fui y la dejé mirando hacia el último lugar en el que viví.

 

Todo lo demás, fue una búsqueda incesante inconsciente de sus labios y su risa, sin embargo, no pude volver, ya había decidido morir y no merecía la resurrección, el cajón estaba cerrado y endurecido por todo el llanto derramado.

 

Así se fue aquello en un dueto perfecto de broncas y tristezas. Cuando decidimos que ya estaba bueno, que los dos podíamos volver a vivir en distintos mundos, fue que nos encontramos y como no intentarlo, como no meterme en aquéllos labios, recorrer sus dientes y su suavidad de segunda parte, y mi entrega de primera vez. Pero antes debimos aceptar que habíamos muertos, que en vida no habíamos podido arreglar aquello que nos paralizaba, que ahora era tarde para todo y que por eso mismo, nos calláramos la boca y nos besáramos, de una buena vez y para siempre.

 

 

El mar acaricia, susurra, conmueve.

Suspiro.

Le entrego secretos.

Me vacío, lloro, grito.

Río.

Lleno mi piel de esperanzas.

Y mis ojos horizonte.

 

 

 

 

Era tan lindo cuando estabas ahí

sobre ésa mesa

hasta que bajabas

y temblorosa aún

me abrazabas

Era tan lindo

Pero fuimos agonizando

ya no te sentaste en ésa mesa

hasta desaparecer

Hasta hoy

que llegaste y yo

te dejé subir a ésa mesa

sólo por verte ahí

otra vez

Entonces dije

“Era tan lindo”

Y cerré la puerta.

 

 

Hacerte el amor

es entrar

             salir

volver a entrar

besarte

y enamorarme

 

un poco más

 

 

Pese a mis intentos debes saber

que sigues en mi vida

Incluso hasta en ésos momentos

donde sólo soy ausencias

 

 

Rogar que te quedes

para qué

si tu camino es indestructible

irremediable

Mirarte a los ojos

para qué

sólo veo tu pelo

y esa maldita puerta nublada

que se vuelve a cerrar

 

 

canto río leo escucho

miento

si no dijera

que lo hago por ti

 

 

Me interné en tu silencio

luego de unos minutos

lo quebré con un grito

me abrazaste y tapaste

mi alma con tus labios

yo te respondí

sintiendo en mis adentros

aquél grito que volvía

a salir de tu boca.

 

 

 

 

Vino de un lugar, del cual sólo el viento la pudo traer.

 

Y estuvo conmigo mirando una tierra que le era ajena, y a medida que prestaba atención a las cosas cantaba, sólo cantaba y cuando lo hacía, se perdía, cerraba sus ojos, y una cariñosa transparencia la cubría.

 

Cuando su boca acariciándose se cerraba, volvía a mis ojos olvidada de lo que había creado, ó no se lo creía ó para ella era algo tan hermoso y común, que no me quería desilusionar haciéndome sentir, la nada que me rodeaba.

 

La disfruté hasta cuando pude, y traté de entrar en su mundo hasta lo que me permitieron, mis defectos de humano común. Si, lo intenté, aunque yo desde el primer momento supe que algún día, la transparencia la iba a llevar. Su tiempo la protegía y aquí, sólo iba a tener sufrimientos.

 

Pero ésos días cuando sonriendo cantó, ése tiempo que su voz vivió en mis oídos, yo les juro, que el mundo cambió.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

____________________________________________

 

Nombre completo: IGNACIO SALLABERRY SILVEIRA

Nacimiento: 6 DE SEPTIEMBRE DE 1978

Lugar: DURAZNO 

País: URUGUAY

 

Soy Diseñador Gráfico, tengo una empresa de impresiones en Durazno llamada Elayo.

En el 2004 me fui para Salta, Argentina, a trabajar en la parte gráfica de la artista salteña Mariana Carrizo

 

Allí estuve cinco años y fue en ésos años que ingresé al taller literario del once, donde publiqué algunos trabajos en el libro que los alumnos del taller sacamos. Ese año el libro se llamó Acechanzas.

 

Participé del taller por tres años, hasta que me volví para mi tierra, Durazno, donde desde hace un año trabajo de diseñador pero le sigo dedicando un buen tiempo a las letras y a la música, pues también toco el bandoneón.

Articles similaires

Tags

Partager