Etnairis Ribera

 

 

 

(Porto Rico)

 

 

ARIADNA DEL AGUA

 

EL HILO

 

Aquel laberinto lame sus adoquines.

Descubre el himen y el espejo de unos lazos.

 

En la vieja ciudad, Ariadna pasa

entre sus muslos el hilo

antes de entregarlo como un mapa

y brinda

por un nómada corazón, por la esmeralda,

por las huellas encendidas del tigre.

El carnaval cuelga de los balcones,

mitad incógnita,

mitad de un viaje en el asombro.

 

 

DEL HOMBRE, SU SABOR A NECTARINA

 

Recoge las redes y descubre con exactitud

el rumbo del viento,

 

si la piel de la fruta se oculta a tu boca,

se debate ahora por el deseo o la fuga.

¿Es que hay algún insospechado lugar

para este mástil vagabundo?

 

Tierra íntegra, cuerpo donde acostar tu bruma,

tu flor,  tu antorcha, en la gustosa hoja de la vid.

 

Recoge las redes y ama la semilla del instante

y siente y abraza del hombre su sabor a nectarina.

 

 

DE TU CUERPO AL MAR

 

De tu cuerpo al mar hay sólo un beso

que permanece en la distancia como ola,

 

de tu cabello enhebrado de luna

a la noche del agua.

Esbelto y destellante lo que tu cuerpo

encubre, guarida y luz implacable,

 

morada del fuego y pirueta,

la cúspide de cualquier estación,

 

los puentes no cruzados

y los caminos que esperan,

 

una costa dorada o

un desierto indescifrable,

 

tu celeste cuerpo,

oliendo a tierra después de la lluvia,

 

la fuga ritual del día

cuando pongo en mi boca al mundo.

 

 

DE LA NOCHE AL ALBA

 

Será mi nombre crisálida,

bruja, Mar del Egeo.

 

Dirán del poeta que no tema

que de la noche al alba

conmigo copuló

mientras reía olvidándose como un río.

 

Reinventándonos a plena luz,

entre blues y agua,

bebimos una abierta frontera,

la hazaña de nuestra propia conquista.

Mejor danza no la hubo en nueve lunas

ni fuego ni constelación para nombrarla.

 

 

 

 

LA DANZA

 

Sobre mi último aliento

que dancen palomas y estrellas en el mar,

 

la primavera de los hombres bellos

y el alba.

 

Testigo de lo que acontece,

que dance el aroma  difundido del momento,

 

los peces de fuego

que nacerán de mi madera.

 

Oh, dulce sortilegio y abandono,

fragmento de cielo imperfecto,

 

el nombre ancestral de los días,

que dance.

 

 

 

 

 

 

 

 

____________________________________________

 

Etnairis Ribera nace en San Juan de Puerto Rico. Escribe desde temprana edad. Miembro de la Generación Literaria del ’70, es una distinguida escritora contemporánea de su país. Ha publicado la plaquette ZEN 2013 y catorce libros, entre ellos: A(mar)es 2013,  Arianna dell’acqua 2012, Ariadna del Agua 2011, Los pájaros de la diosa 2009, Return to the Sea 2000 , Memorias de un poema y su manzana 2005, Intervenidos 2003, El viaje de los besos 2000. Ha publicado ensayos literarios en revistas académicas y el libro de cuentos MAR 2011. Su poesía ha sido traducida al inglés, francés, italiano, portugués, sueco, árabe y publicada en libros bilingües, antologías y revistas internacionales. Es invitada a Encuentros Literarios Internacionales, Universidades y Centros Culturales. Fue escritora invitada a la Casa Neruda en el Centenario del Poeta en 2004. Ha presentado su obra en ciudades de Italia, España, Latinoamérica y Estados Unidos. Gestora cultural, funda la tertulia Ciclo Toque de Poesía y el evento Poesía Caribe. Obtuvo el Gran Premio de las Letras 2008 P.E.N. Club-Puerto Rico, por Trayectoria de Vida de Creación Literaria de Excelencia, entre otros reconocimientos. Es traductora al inglés  y Catedrática de Literatura Hispánica de la Universidad de Puerto Rico. etnairisribera@gmail.com

Articles similaires

Tags

Partager