Entrevista de Francisco Fortuny

 

LEVURE 12 Photo de Fortuny

 

(España)

 

 

Virginia Chormoviti

 

VIRGINIA CHORMOVITI

 

(Grecia)

 

FRANCISCO FORTUNY 2

 

 

 

¿Cuándo comprendiste que eras poeta y qué significa la poesía para ti? ¿Qué te inspira?

 

Quizá entorno a los 16 años, cuando me salió el primer verso. Y entorno a los 18-19 años me di cuenta que era lo mío.

Por un lado, la poesía significa mística y por lo tanto la interrogación absoluta y cada palabra-verso-estrofa un peldaño hacia el misterio, hacia no sé qué… Por otra parte, la poesía es gracia de la vida, el encanto de las cosas y ahora me refiero sólo a la poesía y no a los poemas: se puede vivir sin poemas pero no se puede vivir sin poesía. Porque la vida sin poesía es una mierda. Me inspiran las musas pero no sé qué son.

 

¿En cuál de tus poemas hay más de ti?

 

En todos hay más de mí. Porque yo no soy uno. Soy plural. Y cada registro distinto de escritura muestra un aspecto de mi casi esquizofrénica persona.

 

¿Un intelectual debe contribuir a la evolución cultural de su ciudad? Sé que lo haces. ¿Cómo te sientes?

 

Un intelectual debe ayudar a la evolución de su especie, de su ecosistema y del universo. Y hace lo que puede. Mi ciudad es solo una circunstancia. Y con ella, o mejor dicho, con muchos de sus administradores culturales, me siento profundamente decepcionado. No tienen interés en la cultura: para ellos es sólo un medio de hacer propaganda política.

 

¿Qué conoces de la literatura griega contemporánea?

 

Alguna cosilla. Si consideramos contemporáneos a Kavafis, a Odiseas Elitis, a Seferis, a Yiannis Ritsos. También, he leído a Maria Laina o Anguelos Sikelianos. He leído a  Royidis, La papisa Ioanna, a Kazantzakis; me gustó especialmente la novela de Apostolos Doxiadis El tío Petros y la conjetura de Goldbach; y poco más. No conozco profundamente la literatura griega actual. Los que he referido, los he leído con atenta intensidad.

 

¿Crees que tienes algo en común con los poetas de tu generación? ¿Hay escritores que distingues? ¿Y cuál es tu relación con los jóvenes poetas españoles?

 

No tengo nada en común, salvo la edad: no sé si he sido lo suficiente claro. Sí, hay escritores que distingo por su calidad. Pero, su mundo literario no me interesa nada. Relaciones cordiales y en muchos casos verdadera amistad. Pero no afinidad literaria. Aunque tengo cosas en común con los clasicistas: Aurora Luque, Francisco Ruiz Noguera, González Iglesias y el heterodoxo Jesús Aguado.

 

FRANCISCO FORTUNY

 

Leyendo tu obra me encanta que mezcles la filosofía, la religión, la ciencia, la metafísica en la literatura. Esta mezcla significa que todo está entrelazado y en el fondo todo es uno, ¿no?

 

Por supuesto que sí. Las especializaciones son para las tesis doctorales, pero no para la sabiduría. La necesaria costumbre de estudiar de forma especializada los diversos aspectos de lo real crea en los estudiosos e investigadores una confusión categorial: se confunde nuestro conocimiento fragmentario de todo con la naturaleza fragmentaria de la realidad: el hecho de que sea para nosotros imposible aprehender toda la realidad verdadera de una sola vez nos hace creer que la realidad es en sí misma radicalmente diversa o plural, y es cierto que lo es, pero sólo desde nuestro punto de vista: se nos olvida que cada disciplina especializada estudia un aspecto del Todo desde una perspectiva propia, distinta de otras, de modo que acabamos creyendo que estamos estudiando cosas distintas: pensemos por ejemplo en un Homo Sapiens: un antropólogo no dice de ese objeto de estudio las mismas cosas que un biólogo o un físico quántico, ni las mismas que un filósofo o un teólogo, o un monje budista. Pero en realidad las especializaciones son sólo una visión parcial, aunque exhaustiva, de lo único que hay: Todo. Y ese Todo es algo que se caracteriza por no dejar nada fuera de sí, lo cual implica una suerte de interrelación universal de todas sus partes. Es necesario que los especialistas continúen con sus trabajos de investigación especializada. Pero no menos necesario es que haya quien se atreva a la síntesis de los aspectos estudiados. Esto quizás no puede hacerse desde la ciencia estricta ni de la más estricta filosofía, no siquiera desde la religión, porque todos estos campos son cotos cerrados y privados. Pero tiene que crearse algún espacio semantico donde todas estas parcialidades disciplinarias especializadas del conocimiento convivan, para que pueda componerse con todas ellas juntas una especie de comparación metafórica interdisciplina que, sin pretender jamás ser verdad absoluta, pueda iluminar, alumbrar el camino, la dirección, el sentido de Todo. Ese espacio es para mí, el de la creatividad poética.

 

¿Cuál es tu opinión sobre el narcisismo?

 

El narcisismo y sobre todo su lado positivo, el amor propio, es el camino único para conocer a los demás y en consecuencia ser solidario con ellos. Claro que cuando es patológico es fuente de mucha estupidez. Por eso yo me recomiendo siempre una buena dosis de ironía inherente al narcisismo: mi «narcisismo irónico» puede ser muy terapéutico.

 

En una entrevista tuya habías dicho que “reírse es la mejor terapia para conservar la cabeza sana y no caer en depresiones ante estos tristes espectáculos que hay en el mundo”. ¿Qué te causa depresión y cuáles son estos tristes espectáculos que hay en el mundo?

 

Bueno, habría que matizar: La depresión me la produce el desequilibrio del flujo de serotonina en las sinapsis neurónicas cerebrales. Y los tristes espectáculos se ven en la tele, en la prensa, en los institutos, en la calle. La risa es la única manera divertida de enfrentarse a un mundo con frecuencia triste, aburrido, testarudo y, lo que es peor, a veces terrible. No creo que mis depresiones personales tengan que ver, no obstante,  con el mundo. Son mías, aparecieron muy tarde en mi vida, cuando ya tenía más de cuarenta años. Puede ser mi primer achaque de vejez, porque lo peor de todo es que no tengo ninguna razón que explique mis crisis depresivas. De hecho la primera apareció en un momento de plena felicidad: quizás el exceso de felicidad es enfermizo…

 

¿Qué son para ti los versos de tu poema “Non omnis moriar”: “es hermoso el bello canto/ en este mundo de pachanga”? ¿Te refieres a los opuestos armonía-caos?

 

Es una manera de decir que la vulgaridad es mayoría absoluta en el panorama cultural español o (universal), creo. Y que lo verdaderamente interesante y hermoso es, desgraciadamente, una cuestión de selectas minorías. Por desgracia la mala educación y, en consecuencia, el mal gusto, son mayoritarios. Y eso no es culpa de la gente: hace años que la clase política de este país está empeñada en convertir el DEMOS en VULGUS. Las leyes de enseñanza secundaria obligatoria son una prueba evidente.

 

¿Nacimos inocentes como creían los gnósticos y qué es para ti la experiencia? ¿Adónde te llevó hasta ahora?

 

Me gustaría ser siembre inocente sin dejar aprender de la experiencia. De esa manera, siembre podría ver las cosas con la fascinación de la primera vez, contemplando su maravilla, pero sin dejar de usar los instrumentos intelectuales adquiridos a través de ella; después de todo es la experiencia la que te enseña que la poesía no es de este mundo. Buscarla debe ser como una fuga hacia delante: usar de la experiencia para descubrir una inocencia sabia (o si nos ponemos místicos, experta o experimentada).

 

¿Qué es ortodoxo para ti?

 

La ortodoxia es la ley, el orden, la norma, la imposición, la obligación, la falta de libertad y de originalidad y, finalmente, el aburrimiento. Las ortodoxias son sistemas ideológicos diseñados para que la gente piense según categorías preestablecidas. Un ortodoxo es un pobre hombre. Como todo aquel que necesite de una ideología para poder aparentar que tiene verdaderas ideas.

 

¿Cuál es tu lema-tu eslogan?

 

“En mí confío”.

Porque soy la única persona que nunca me abandonará. Si no confío en mí, estoy perdido.

 

¿Cuál es la relevancia de la lucha interior en tu vida? ¿Has estado cautivo en tu prisión interior en algún momento de tu vida y como lo superaste?

 

Todos estamos cautivos de nuestro propio ego. Sólo podemos liberarnos de esa cautividad aceptándolo y amándolo con todos sus defectos. El amor a sí mismo puede llevarnos al amor de otro ego distinto. Y a veces ese otro ego está dentro de ti mismo y descubres que puedes aprender mucho de él. Y a veces descubres sorprendido que ese otro ego está fuera de ti y  pertenece a otra persona. La única manera de conocer y amar a otra persona es a partir del único modelo que tenemos: nosotros mismos. La única fuga-liberación posible es hacia adentro. La lucha interior en el fondo es un juego. Me gusta saber cuándo lucho contra mí quien gana: si yo o yo.

 

¿Cuál es el enemigo del hombre?

 

El hombre.

 

¿Los límites qué papel desempeñan en tu vida?

 

Los límites son un incentivo, un reto. Los límites están para saltarlos. Si uno no puede, se aguanta: pero hay que intentarlo.

 

¿La soledad es tu amiga y cuándo te diste cuenta de esto?

 

Sí, lo es. Muy mayor. Cuando joven me resultaba insoportable. Y siempre he sido un solitario. Yo mismo, queriendo o sin quererlo, me lo busco.

 

Los números para Pitágoras eran importantísimos. Todo se basa en la matemática. ¿Hay un número que consideras espacial en tu camino hasta ahora?

 

El 0 y el ∞,  porque son en el fondo dos no-números que, sin embargo, son todos los números posibles a la vez.

 

¿Podrías mencionar tres palabras que deberían tener en cuenta los políticos del oriente y del occidente?

 

Paz, Pueblo (=Demos), Vergüenza (=honradez).

 

¿Quisieras responder a una pregunta que nunca te la hicieron?

 

Me gustaría responder a la siguiente pregunta: “¿Si el universo es la respuesta, cuál es la pregunta?”

 

 

 

Reportero: Virginia Chormoviti

 

 

 

 

 

 

 

____________________________________________

 

Francisco Fortuny (Málaga, 1958) es Doctor en Filología y ha sido profesor de Lengua Castellana y Literatura en 14 Institutos de Enseñanza Secundaria sitios a lo largo y ancho de toda Andalucía, y lo es actualmente en el I.E.S Ben Al Jatib en la Cala del Moral, Rincón de la Victoria, muy cerca de la ciudad de Málaga; también da clases de Poética y Estilística en la Universidad de Málaga. Ha publicado, entre otros, los poemarios De la locura metódica (Puerta del Mar, Málaga 1985), Cielo rasante (Pre-Textos,  Valencia, 1992),  Fata Morgana (Pre-Textos, Valencia, 1997, y Fuera de Sí (Genesian, Sevilla, 2003), el libro de narraciones poéticas Prosas sacras (Miguel Gómez Editor, Málaga, 1991), las piezas dramáticas Fábula de Fanes y Plutón (Diputación de Málaga, 1997), por la cual recibió el premio Enrique Llovet de Teatro en 1991,  El sueño de Cipión o Coloquio de perros (Monosabio, Ayto. de Málaga, 2004), estrenada en el teatro Cervantes de Málaga en 1997) y El evangelio de Lucifer (Nueva Dramaturgia, Málaga, 2007), Prometheus, estrenada en el Teatro Romano de Málaga, y la novela Ventura Egea (Arguval, Málaga, 2004). Y además multitud de ensayos breves sobre literatura, antropología, filosofía y ciencia, en prensa y revistas especializadas.

 

Su Poesía reunida ha sido publicada por el Centro Cultural de la Generación del 27 de Málaga bajo el título Gaya Ciencia y otros poemas anteriores (2015).

 

 

 

____________________________________________

 

Virginia Chormoviti nació en Preveza (Grecia). Estudió Lengua y Literatura Italiana en la Universidad Aristóteles de Salónica de donde se graduó en 1996. También estudió  Lengua y Literatura Española en la facultad de la Traducción e Interpretación de la Universidad Jónica de Corfú y el titulo de su trabajo de fin carrera es: La A-ventura de Egea en la traducción. En el verano de 1993 vivió en Siena (Italia) donde asistió a cursos de lengua italiana (Superiore B) y de terminología Jurídica en la Universidad para extranjeros. En 1994 se quedó en Salerno (Italia) por un año con una beca en la lingüística. Asistió a seminarios de traducción literaria en Málaga (España) y a seminarios de lengua italiana en Atenas. En 2007 obtuvo su Master en Traducción Literaria y Humanística en Málaga y su tesis se titula: La poesía de Fortuny y la Fortuna en la traducción de su obra. Desde 2010 está en marcha su Doctorado en la Literatura Comparada en el Departamento de Lengua y Literatura Italiana en Salónica. Como estudiante obtuvo cinco becas relacionadas al objeto de sus estudios. Ha sido profesora de italiano y de español en varias Academias de idiomas y en los últimos años enseña en la Universidad Jónica. Colabora con las revistas literarias Porfiras, Poema, Kukutsi y pública traducciones del español al griego en poesía, ensayos, cuentos, obras  teatrales. Hasta ahora ha traducido a los siguientes poetas -autores: Soledad Puértolas, Francisco Fortuny, Adrián González da Costa, Diego Doncel, Mercedes Marcos Sánchez, Vicente Luis Mora, José Emilio Pacheco, Marcotrigiano Miguel, Jesús Aguado, Olvido García Valdés, Alfonsina Storni, Violeta Medina.

 

Es fotógrafa aficionada. Ha asistido a seminarios de fotografía y ha recibido los siguientes premios: en 2011 Medalla de Oro en el Concurso Nacional griego de fotografía en color con titulo Mater Natura, y otro premio en el mismo concurso, un premio en la categoría Fine Art Am en Chipre, en 2012 dos premios en la categoría de Arquitectura en el Concurso Nacional de Fotografía Artística en Creta, un premio en el mismo concurso en la categoría fotografía en color, y en el Concurso Nacional de Atenas un premio en la categoría de fotografía en blanco y negro y otro en la categoría de fotografía en color. En el noviembre de 2012 habló del griego poeta – fotógrafo Andrea Embirikos en una  conferencia sobre el surrealismo que se celebró en Corfú.

 

Articles similaires

Tags

Partager