Alexandru Potcoavă

 

 

(Rumania)

 

 

 

UN BUEN DÍA YA NO NOS RECONOCEREMOS

 

 

(2016)

 

 

 

artes poéticas alquileres

necrológicas y cosas parecidas

creo en los amigos y ellos

allá ellos en qué creen

de todas formas

en el espejo retrovisor

me miran la vida y la muerte

como unas atolondradas

como unas atontadas

se abrazan en medio de la carretera

mientras me alejo a toda velocidad de

las dos y me importa un rábano quién

pinta eternamente delante de mí

la línea continua

 

 

 

petre stoica

 

siento como se me quiebra el enmaderado de la cabeza

como el de una vieja casa bajo el peso

de las palomas muertas

la gallinaza acumulada años seguidos

se derrumban en las habitaciones los esqueletos de

huesos aéreos siguen flotando un tiempo

que no interesa a  nadie

 

siento como mis pulmones

se despliegan como dos alas de ángel color violeta

cuando captan por debajo el humo del cigarrillo

y vuelan sin saber la una de la otra

del ángel cuando me siento en el sillón

y me ocupo de mi muerte y siento

 

 

 

costel

 

con la mochila militar a la espalda

veinte kilos de ropa ropa interior

y chancletas se apresura a tomar el tren

hacia su casa tras otro mes ingresado en el hospital

y el cáncer que le corroe los testículos

se apresura a toma el tren a casa

 

costel se lavará la ropa y limpio

regresará por un mes más

durante el cual los médicos pensarán

en extirpárselos o no

un tiempo en que él se afeitará

cada vez más raramente el escroto

hinchado del que la muerte

puede eyacular en cualquier instante

 

 

 

cipri

 

lleva gorra nike pantalones nike camiseta

nike bóxers nike calcetines nike zapatillas nike

vive solo en un estudio con su madre

una buena mujer también nike claro cuando

va al mercado en un chándal que le quedó

pequeño a su hijo

 

su padre se fue de casa cuando él

tenía siete años no antes de plantar

juntos un cerezo detrás del edificio

con el paso del tiempo cipri se conformó con

la ausencia del padre

y pasó página

no dijo nada cuando los vecinos

cortaron el árbol y construyeron en aquel

lugar un garaje – le dio su visto bueno con un espray

alzó los hombros cuando pilló

a su novia con otro – los marcó a ellos también

y les dio la espalda

sencillamente se quedó bloqueado en la fase nike

y ya no puede uno hacerle que se quite esa ropa

 

 

 

olivia

 

nos conocimos en un gran festival literario

alojados en el mismo cuarto del internado

de un instituto de formación industrial de provincia

es asombroso que todavía exista algo así

no es asombroso que tiene la pinta que tiene

 

rejas en vez de cortinas dos mesitas de noche

dos camas dos almohadas dos mantas

en fundas de tela blanca y

por casualidad nosotros

en invierno con diez grados dentro

 

tienes frío y te pongo encima mi manta

– bueno ¿y tú?

– yo me cubro con la funda

me tiras la manta yo te la pongo encima

de nuevo y tú haces lo mismo yo lo mismo

hasta que renuncias y vienes con la manta

a mi lado

 

nos amamos entonces

sin que izabela corina andrada ines

andreea adela cristina loredana anca

y todas las demás que escribieron su nombre

en la pared de aquel cuarto de internado

lo sospechen alguna vez

 

 

 

eminescu

 

o sea viejo las cosas están más o menos  así

he venido a tu casa de ipotesti

he subido la escalinata sobre el umbral cuelga

un altavoz por el que se oyen tus poesías he

entrado en la casa todo está en orden

en una habitación  doy con un teléfono  y  con

un radiador y  una novela de agata  christie

lo demás pocos muebles y algunas fotos de familia

fuera el otoño es hermoso y salgo a verlo

 

en el patio seis cachorrillos de perro entre

las altas hierbas junto a una escultura que destaca

como oh no sé  bien  qué viejo ay tienes que verla

parece un armario campesino puesto encima de algo

semejante a una vieja radio de los años veinte que tiene

un botón inmenso en su centro –se diría un ojo

que en lugar de pupila tuviera un pezón

la cosa de se llama signo: eminescu

fecha de fabricación 2000 tienes que verla

 

ahora te diré de la pequeña iglesia familiar

de los eminovici sabes fue construida antes del año  1800

la puerta está cerrada con un candado dorado made in china

a su alrededor las tumbas de la aldea puestas al día

 

frente a tu casa me quedo sin tabaco

el quiosquillo de la aldea está junto a la parada del autobús

cojo un pall mall y salgo de la empresa familiar peteam

 

junto a la caseta de latón han puesto una cruz

george antonesi n. en 1933 m. el 22 del uno de 2002

en cervicesti

junto a la cruz un poste de la luz

me enciendo un  cigarrillo y miro alrededor

 

a los dos pasos  tropiezo con  otra chabola

y el anuncio vendo casita-quiosco de estilo rumano

teléfono 535855 mañana de 7 a 8 tardes de 19 a 21

en las ventanas bulle una colonia de moscas

que salpica y salpica de puntos el anuncio

 

a tres pasos encuentro una hoja de latón

sobre la que con pintura ya borrosa está escrito

el bosque de eminescu

debajo y como subcapítulos  han puesto

turísticas señales hacia el lago hacia la fuente hacia

el estanque de meici el arrollo de las moras y hacia

el roquedal baldío -¿pero eso donde sale

en tu poemas? Entiendo no aparece pero tu

anduviste por esos parajes

 

salgo hacia el lago desde las oficinas de correos de iposteti

un viejo apila manzanas en un patio

tiene en el cuello un agujero no puede hablar

pero este año

le han crecido unas reinetas soberbias

 

antes de hacer doscientos metros hacia el lago

de los nenúfares entro en jupiter sociedad limitada

el figón de la aldea donde las gentes buscan a ramona

ella es la camarera a ella acuden los lugareños

a uno con treinta  la botella de suceava clasica

el televisor del rincón solo emite manele

no quisiera dejarte a deber nada

no soy más que un simple mortal

dice un tipo trajeado mientras el otro del saxofón asiente

entra una vieja con pañoleta y una cesta amarilla

de un supermercado de suceava en la que se lee

escrito en rojo gracias por su visita

pide un ron y se marcha

 

entonces veo el sello ucraniano sobre mi paquete

de cigarrillos lo ves viejo ni el contrabando

es ya lo mismo

entra también gelu el veterinario del municipio

 

se pide un vodca doble y yo le pido otro

así que se sienta a mi mesa y me dice:

el municipio mihail eminescu tiene ocho aldeas

ipotesti baisa manoleşti vale stânceşti

cătămărăşti vale cerviceşti cucureni y

cătămărăşti deal

la sede del municipio está en ipotesti pero el lucero

de la  poesía rumana yo sé que nació

en botoşani en la calle máximo gorki

 

le digo que me voy  hacia el lago de los nenúfares

-en vano vas a ir que está muy  lejos y

el señorito no frecuentaba tanto los bosques

cuando tenía tan cerca el estanque de meici , creo

que ese es el lago de sus poesías

 

y de todos modos el más grande ha sido coroi el bandolero

que se dedicó a atacar a los boyardos

durante la segunda guerra mundial agarró

a uno y le ató una patata al gaznate

y le gritó esto es una granada morirás si te mueves

clavado  lo dejó el hacendado ni respiró en toda la noche

 

cuando los comunistas llegaron cogieron a coroi

para la  policía secreta y lo hicieron importante

porque sabía cómo atrapar a los ricachos

 

también lo llamó a él gheorghe gheorghiu dej

para por fin verle la cara

coroi quiso hacer una llamada a casa

dej le dijo la segunda a la derecha coroi

el entró en la tercera a la derecha allí

estaba el váter miró orinó dejó correr el agua

dej preguntó ¿has hablado con tú casa?

coroi dijo no he podido

en ipotesti está lloviendo

 

a gelu le suena el móvil lo busca entre sus ropas

responde qué voy a hacer estoy donde ramona

¿por fin se ha decidido? bueno ahora voy

gelu se levanta de la mesa

–  eh eminescu fue esto y tengo que irme

pare la vaca de amaria

el hombre se pone el casco en la cabez sale sube

al ciclomotor y se pierde en el polvo

una pequeña escolar pasa frente al figón vistiendo

un chándal rosa con una rosa rosada en la mano.

 

 

Traducción del rumano de Dan Munteanu Colán

 

 

 

 

 

 

 

____________________________________________

 

BIO

 

ALEXANDRU POTCOAVA  (1980, la Timișoara, România) es licenciado en filología, trabajó como periodista y, actualmente es librero.

 

Libros publicados:

 

alexandru potcoavă iar bianca sta-n alex (alexandru potcoava y bianca está en alex), poesía, Editura Marineasa, Timişoara, 2001, Pavel şi ai lui (Pavel y los suyos), novela, Editura Brumar, Timişoara, 2005, Şoimii patriei trebuie să fie întotdeauna veseli! (¡Los halcones de la patria deben estar siempre alegres!), roman, Editura Tracus Arte, Bucureşti, 2011, Ce a văzut Parisul (Lo que vio París), narrativa breve, Editura Herg Benet, București, 2012, Într-o zi nu ne vom mai recunoaște (Un buen día ya no nos reconoceremos) poesía, Casa de Editură Max Blecher, Bistrița, 2016.

 

Ha sido incluido en varias antologías y en revistas literarias de Rumanía, Hungría, Serbia, Croacia, Alemania, Italia e Israel.   Participó como invitado en la 8ª edición de Kikinda Story Festival y en la 2ª edición de FILTM (el Festival Internacional de Literatura) de Timisoara.

 

Articles similaires

Tags

Partager